VER MÁS VIDEOS
Corro porque no puedo volar
#706

Dios busca gente fiel a quien pueda promover y bendecir. Si estás obedeciendo al Señor pero no ves aun los resultados que deseas, necesitas saber que en la Biblia hay una maravillosa promesa ligada a esta espera. Recuerda que durante tu temporada en la cueva oscura y fría, es cuando estás plantando las semillas que determinarán cuál será tu cosecha mañana. El Señor renueva a los que están cansados y exhaustos; así que, cuando la vida es más difícil, cuando más que nunca quieres dejar todo, cuando sientes que tu temporada en la cueva no se termina, tienes que continuar en movimiento. Y si por ahora no puedas volar alto como las águilas, sigue avanzando hacia adelante ya sea corriendo, caminando o gateando, sabiendo que Dios estará siempre a tu lado.

El padrino
#705

En la vida cristiana, crecer es una premisa básica; sin embargo, la mayoría de los miembros de nuestras iglesias son personas inmaduras luchando siempre con los mismos pecados, que no leen la Biblia, no la disciernen y no tienen una propia relación con Dios. Si queremos dejar de ser raquíticos espirituales, no podemos depender de la alimentación que recibimos los Domingos; ¡debemos aprender a alimentarnos por cuenta propia! No serán los que van a la iglesia una vez a la semana quienes cambiarán al mundo; lo cambiarán hombres y mujeres que diariamente se sienten a los pies de Jesús escuchando su Palabra y que vayan por la vida con la guía de un padrino que los desafíe a hacer las cosas como él las hace, para después superarlo. ¡Un mensaje retador!

La iglesia de cristal
#704

Hoy en día, muchos cristianos parecemos hechos de cristal. Nos quejamos por la mínima desilusión, criticamos sin piedad a quien no comparte nuestra ideología, culpamos a los demás por lo malo que nos pasa y en general tenemos un bajo umbral de resistencia al dolor. Pero si deseamos ser verdaderos discípulos de Jesucristo, necesitamos quitarnos los pañales y ponernos la armadura. Tenemos que llevar nuestras niñerías al altar para ofrecerlas en sacrificio al igual que Abraham ofreció a su joven hijo. Dios desea hacernos soldados con piel de rinoceronte; sensibles pero duros de ofender, comprensibles sin ser débiles, flexibles pero llenos de convicciones. Él no tiene planes de que continuemos siendo bebés espirituales.

Zona 166, La nueva iglesia
#703

En lugar de ser la sal de la Tierra y la luz del mundo, la iglesia se ha convertido en un invernadero controlado en el que nos refugiamos temerosos, incapaces de vencer a la adversidad del mundo. Sin embargo, no podemos mantener a Dios encerrado en un edificio. Necesitamos una “mentalidad de estilo de vida”, para salir de nuestra burbuja cristiana y vivir nuestra vida para Dios, no sólo durante un par de horas de culto al Señor, sino durante las horas restantes de cada semana. Libremos a nuestras iglesias de todo aquello que sea una dificultad para los que se están acercando al Señor y proclamemos la liberadora verdad de Dios. Seamos parte de la “Zona radioactiva 166”.