VER MÁS VIDEOS
El mejor discurso de Dios
#620

Toda la generación que siguió a Moisés no pudo cruzar a la tierra prometida y ahora Josué tiene que terminar la tarea. Ante tamaña responsabilidad, Josué está temeroso, siente pánico; y es ahí cuando el Señor habla con él y le da por lo menos seis magníficos principios que lo harán avanzar. Esos mismos principios que transformaron a Josué en un gigante de la fe, te van a ayudar hoy a ti, para que el miedo no te paralice y te haga perder tu destino, tu llamado. Cree, resiste, persevera… y se abrirán las puertas. Dios cumple todas sus promesas. Un mensaje para atesorar.

Deprimidos
#619

Cuando una persona está triste, deprimida, hay sobre su cabeza como una nube oscura que la sigue a todas partes, aun cuando cambie de casa, de trabajo o de cónyuge. Y es que la depresión no es una cuestión situacional, sino una enfermedad devastadora del espíritu que no respeta la estatura espiritual de nadie. Para vencer la depresión hay que comenzar por revelar nuestra tristeza; aun Elías, Moisés, Job y muchos otros héroes de la Biblia confesaron por momentos sentirse tristes y abandonados; después hay que tomar las riendas de nuestros sentimientos, decidir salir del pozo y descansar en el Señor con la confianza de que nuestra historia tiene un buen final.

Amigos de pala
#618

David alguna vez dijo al referirse a su amistad con Jonathan: ‘mis victorias son sus victorias, mis fracasos son los suyos, sus amigos son mis amigos, sus enemigos son mis enemigos’. Tienes tú un amigo así? ¿Alguien a quién llamar a la medianoche para decirle que no puedes dormir y no sabes por qué?¿Alguien que no te juzgue por lo que eres, ni por lo que haces? ¿Un amigo de ‘pala’ que te regala su amistad incondicional? Hoy en día son más las personas se sienten solas a pesar de estar rodeadas de gente y tener muchos ‘amigos’ en las redes sociales. Un mensaje para reflexionar.

La última fortaleza
#617

Al igual que el pueblo de Israel tuvo que abatir una última fortaleza para entrar a Jericó, la mayoría de nosotros luchamos por derribar un último muro, una muralla disfrazada de pornografía, de alcoholismo, de violencia, o de una situación del pasado que está hipotecando nuestro presente y no nos deja avanzar. Para derribar ese muro debemos hacer nuestra la promesa que Dios le dio a Josué, debemos tener una visión clara y debemos aprender a callar, para escuchar y seguir el llamado del Señor.