VER MÁS VIDEOS
Trasplante de corazón
#415

Cuando le entregas tu corazón al Señor, Él te entrega Su corazón a cambio; es como un trasplante en el cual el Creador se lleva tu corazón de piedra y lo reemplaza con uno de carne que te traerá una compasión nueva, una generosidad nueva y que se va a quebrantar por lo mismo que se quebranta el corazón del Señor. Cuando tienes un corazón nuevo, amas sin reserva y lo das todo, siembras sin esperar recompensa y tu diario vivir así lo refleja, porque sabes que ‘Donde está tu tesoro, está tu corazón’. Un mensaje que nos motiva a restablecer las prioridades en nuestra vida.

Unción de multitudes
#414

No todas las palabras proféticas llegan a cumplirse. No todos los que reciben la unción llegan a tener el reconocimiento de las multitudes; muchos se quedan en el camino por no tener paciencia para esperar por el manto, o por no tener valor para liderar a los afligidos, a los endeudados, a los que tienen amargura de espíritu. Para tener unción de multitudes hay que perseverar en el camino, hay que predicar con hechos y no sólo con palabras, hay que honrar a los ungidos de Dios y hay que comprometerse con el Señor en términos morales, espirituales y financieros. Un mensaje para reflexionar.

Hombres especiales
#413

Algunos piensan que Dios no cambia, que hace siempre lo que quiere porque es soberano y nada lo hará cambiar de parecer. Sin embargo en la Biblia encontramos que la obediencia de Noé, la búsqueda incesante de Daniel, el amor por los hijos de Job, el oído afinado de Samuel, y la pasión y valor de Moisés los llevó a ser hombres especiales que lograron en su momento cambiar de opinión al Señor. ¿Quieres ser uno de los elegidos también? ¿Quieres tener la llave de acceso a Su corazón?

El suspiro del Rey
#412

La obediencia a las órdenes de Dios nos mantiene en el centro de Su voluntad, por lo tanto es vital aprender a escuchar lo que el Señor explícitamente quiere que hagamos, así como también aprender a discernir lo que le encantaría que surja de nosotros mismos, aun cuando no sea una orden directa del Espíritu Santo. Y ¿cómo saber lo que hay oculto en el corazón del Señor?… estando cerca de Él, interpretando Sus suspiros, haciendo la milla extra sin esperar reconocimiento ni agradecimiento de los demás, porque al servir al Señor estamos ganando créditos para entrar en la universidad divina.