VER MÁS VIDEOS
No se venden
#563

En la vida constantemente hay que tomar decisiones basados en nuestras convicciones; esas normas y valores que no podemos transgredir y que no están sujetas a debate, como lo son los 10 mandamientos en las Escrituras. Sin embargo, en muchas ocasiones los compromisos que adquirimos no coinciden con nuestras convicciones y terminamos el día haciendo lo urgente, en vez de lo importante. Es hora de revisar nuestros compromisos para asegurarnos que están alineados con nuestras convicciones; no esperemos a que llegue una crisis para reordenar nuestras prioridades. Comencemos con decisiones pequeñas, como hizo Daniel al negarse a comer la comida del rey, y hagamos valer cada uno de los momentos que vivimos.

El Facebook de Dios (versión extendida)
#562

Si te sorprende la forma en que las redes sociales hoy día conectan al mundo, te sorprenderá aún más saber que el Facebook divino, que tiene el mayor banco de datos del universo, tiene conexiones de reino para ti. Dios mueve a quien tenga que mover para que logres el propósito que él tiene para tu vida, sólo necesitas estar atento a Su voz y saber la contraseña correcta para conectarte a Su red y que Él escuche tus oraciones. Un mensaje que no te puedes perder.

Regreso al gozo
#561

Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. Si sientes que estás lejos del Señor porque te sientes indigno por tus pecados, tienes que escuchar la historia de David. Cuando David es confrontado por sus pecados, en lugar de poner la mirada perdida y decir: ‘le fallé al Señor, yo no puedo ir a Su presencia, ni adorarle’, se pone a cantar una canción para decirle con sincero arrepentimiento: ‘Señor, aun te estoy amando, devuélveme el gozo de la salvación y crea un corazón nuevo y puro en mí’. Tal vez por eso es que el Señor dice de David: ‘este un hombre conforme a mi corazón… porque él supo cómo regresar a casa, cómo regresar a Dios.

El secreto de River – Parte III
#560

Tú puedes dar a los demás sin amor, pero no puedes amar y no dar. El Señor dijo: ‘…donde está tu tesoro está tu corazón’; si amas, das, te desenfocas de ti y te enfocas en lo que a los demás les falta. Esa es la diferencia entre el egoísmo y la compasión. Si te enfocas en lo que todavía no tienes, nunca nada va a ser suficiente y tu corazón cada vez se va a hacer más chiquitito. Pero si te enfocas en lo que tienes, aunque sea poco y dices: ‘quiero dar, Señor dame para dar’, vas a ver cómo tu corazón se comienza a ensanchar y tus bendiciones se multiplican. La culminación de un mensaje imperdible, que habla del secreto que hace a River una iglesia única.