VER MÁS VIDEOS
Trimestre de Gloria
#430

En sólo tres meses la vida del granjero Obed Edom cambia radicalmente… de pronto todo le prospera, la tierra se hace más fértil, los lagares y los graneros se multiplican porque la Presencia de Dios entró en su casa; y no sólo las bendiciones llegaron a su vida, sino a la vida de sus hijos y de los hijos de sus hijos. Hay algo especial cuando Jesús entra en tu casa, cuando te transformas en su adorador a causa de su Presencia… el gozo, la provisión y la unción se vuelven parte de tu vida y la de tu familia.

La cobertura
#429

A la mayoría nos han enseñado que si tenemos la cobertura de Dios, nada malo nos puede pasar, y es así que cuando atravesamos tormentas en nuestra vida, sentimos que caímos en un foso y que el Señor nos abandonó. Pero en la vida ocurren accidentes, empresas van a la quiebra y el cuerpo se enferma y lo importante es entender que el Señor se puede valer de un foso para moldearnos y llevarnos a un nuevo nivel. Dios nos ama cuando somos fuertes y cuando somos débiles; cuando nos consideramos muy santos o muy pecadores. Dios nos ama, Su amor no cambia con nuestra circunstancia… y está en cada uno de nosotros confiar en Él en los tiempos de calma y mientras estamos en el foso.

Dos destinos
#428

Con frecuencia confundimos el éxito terrenal con el éxito en el Reino Divino. En nuestra cultura el éxito es sinónimo de logros y de riqueza, pero en el ámbito espiritual no se trata de ganar o perder, sino de mayordomía. Para cumplir nuestro destino es importante obedecer, permanecer en el lugar donde Dios nos puso, a pesar de las crisis y tormentas, a pesar de no ver resultados. El plan de Dios para nosotros es perfecto y todo lo que nos pasa es una preparación para el futuro porque el Señor usa también nuestros ‘fracasos’ para llevarnos a un nuevo nivel de bendición. Un mensaje inspirador.

Gente loca
#427

El temor a parecer tontos, a ser diferentes, a no ser lo que la gente espera de nosotros, con frecuencia nos vuelve conformistas y hace que no tomemos riesgos; pero la madurez espiritual consiste en preocuparnos cada vez menos por lo que la gente piense de nosotros y cada vez más por lo que piense Dios. La Biblia nos da ejemplo de muchas cosas locas y descabelladas que hicieron los seguidores de Jesús: Ezequiel cocinó con estiércol, Balaam habló con una burra, Oseas se casó con una prostituta, de Noé se pensó que era un tonto por construir un arca en el desierto… ¿Estás dispuesto hoy a creerle como niño al Señor y a hacer locuras por Él?