VER MÁS VIDEOS
21 gramos
#514

Se ha comprobado que el cuerpo pierde 21 gramos al momento de morir, cuando el alma se nos va. El alma es lo que integra tu voluntad, tu mente, tus sentimientos, tus valores, tu conciencia y tu cuerpo, en una sola vida. Todo lo que haces depende del alma, es como el motor, lo que te inyecta vida. Y para tener estabilidad y lograr que todos los elementos estén en armonía, necesitamos anclar nuestra alma en Jesucristo. Él mantendrá nuestro barco firme en medio de las tormentas; Él nos dará paz y fortaleza para atravesar desiertos en victoria.

Si más sabes, más amas
#513

La gran mayoría pensamos que lo espiritual y lo intelectual son dos cosas excluyentes; creemos que si pensamos no podemos adorar y si adoramos no podemos pensar. Pero la mente y el alma no son enemigas, no hay dicotomía entre ellas, son aliadas de tal forma que un gran amor nace de un gran conocimiento. Entonces, cuanto más conozcas al Señor, más te vas a enamorar de Él; cuanto más llenes tu mente con conocimiento, más admirarás Su creación y Sus obras. No temas cuestionar, buscar respuestas, razonar, ser creativo… Dios no ha dejado de crear y está en nosotros descubrir nuevas formas de adorarlo.

El foso de la discordia
#512

Cuando Dios te bendice y te unge, una túnica de colores – en términos espirituales-, cae sobre ti haciéndote especial, pero también provocando odio, envidia y frustración en la gente a tu alrededor. Si quieres marcar una diferencia con tu unción, debes actuar, salir del estatus quo, aunque te expongas y la gente te critique, te rechace y te confine al fondo de un foso… Y si hoy estás en un foso, no desfallezcas, mira hacia arriba y mantén tu fe, porque vas a salir de ahí… no sin dolor, tal vez no en el tiempo que esperas, pero vas a salir victorioso, vas pasar a través de las aguas y no te anegarás; a través del fuego y no te quemarás.

Un par de minutos
#511

Tú podrías levantarte todos los días a las cinco de la madrugada, tener cuatro empleos y tu agenda llena de actividades, y aun así tener flojera espiritual por no aprovechar las oportunidades que Dios te da. El tiempo de Dios siempre se mide en términos de eternidad y nuestro paso por la vida son apenas dos minutos, por eso es necesario redimir el tiempo, el kairos, porque el cronos se mide en minutos, pero la vida se vive en momentos; y discernir esos momentos, discernir la voz de Dios, es vital para no dejar pasar los momentos sagrados y para vivir reflejando Su gloria.