VER MÁS VIDEOS
Hacer nada
#518

Alguna vez el Señor dijo: ‘venid a mí todos los trabajados y los cargados, que yo los haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros… porque mi yugo es fácil y ligera mi carga’. Tenemos que aprender a tomar en la vida las asignaciones difíciles con un yugo fácil, descansando nuestra alma en Él, sabiendo que el Señor nos acepta y nos ama como somos. Hagamos hoy un alto para descansar, tengamos un momento de ‘hacer nada’, para dejar que nuestra alma nos alcance y poder así encontrar nuestro propósito en la vida.

Busca tu propio ángel
#517

Cuando era adolescente, una mujer llamada Agnes sintió el llamado a construir un orfanato y siguiendo su sueño, trabajó durante 50 años en favor de los niños de los barrios más pobres de Calcuta, ganando por su labor el premio Nobel de la paz. Cuando le preguntaban luego a Agnes, conocida como la Madre Teresa, cómo hizo para marcar una diferencia, ella respondía: ‘No me pidas que te cuente cómo hice yo, búscate tu propio Calcuta, tu propio ángel’. …Te has preguntado alguna vez ¿cuál es tu ángel? ¿dónde está tu pasión?

Religión sin honra
#516

Cuando no tienes la cobertura de un mentor, un sentimiento de orfandad puede invadir tu alma, llevándote a tener una vida espiritual poco fructífera, a sentir que vas solo por el mundo y nadie te comprende en tus frustraciones, en tus ansiedades, en tus desdenes. El sentimiento de orfandad tiene que ver con nuestra dependencia de Dios, con honrar a alguien, con honrar a nuestra fuente de trabajo, al país que nos cobija, honrar a quien alguna vez nos dio una palabra que nos direccionó y nos bendijo. Un mensaje que invita a honrar y a ser de bendición.

¿Dios es bueno?
#515

Resulta fácil creer que Dios es bueno cuando los vientos están a favor y la vida nos sonríe con buena salud, una familia inquebrantable y una situación financiera estable. Sin embargo, cuando Dios no satisface nuestras expectativas, por lo general comenzamos a flaquear en nuestra fe, dudamos que Dios sea realmente bueno, pensamos que tal vez su poder es limitado y su autoridad restringida. Pero es entonces que debemos recordar que el Señor promete que el final siempre va a ser bueno; tal vez tengamos sucesos aislados que nos van a herir, pero siempre, todo lo que ocurra, bueno o malo, va a terminar en bendición. Un mensaje de esperanza.