VER MÁS VIDEOS
GPS
#549

Muchos sufren por no saber la voluntad de Dios y viven siempre tensos y angustiados por el futuro… pero la vida no debe ser así, porque podemos tener en la Biblia a un GPS, un ‘sistema de posicionamiento global’ que nos guíe para tomar las decisiones correctas que definan nuestro rumbo, de la misma forma que Dios guió a Noé a construir un arca, instruyó a Salomón en la construcción del templo, y guió a Pablo para que saliera a predicar. Un mensaje que nos motiva a evaluar nuestro sistema actual de guía y a eliminar interferencias para saber tomar decisiones que nos den paz y nos acerquen al Señor.

Embajadas de tregua (Versión extendida)
#548

Si vienes lidiando una batalla desde hace meses o años sin descanso, ya sea una angustia, soledad, deudas, relaciones que te drenan, hábitos que te hacen daño… tal vez sea momento que tengas una tregua.  Tregua es un descanso en medio de la guerra, no la finalización de la misma. Todos necesitamos una tregua de vez en cuando. La tregua nos permite refugiarnos en el Señor y recargar nuestras fuerzas y nuestro espíritu, para volver con nuevos bríos a enfrentar los vientos en contra.

El Dios que siente
#547

Muchos creemos que Dios es un aura que no siente nada, un ánima que está flotando en el aire como un policía cósmico esperando que cometas una infracción; sin embargo, Dios se revela con sentimientos. Él dice que nos hizo’ a Su imagen y semejanza’ y nosotros tenemos un montón de sentimientos. Cuando entendemos que Dios se ríe, llora, se enoja y es tierno con nosotros, como lo es un padre con sus hijos, es cuando cambia nuestra relación con Él y luchamos por no pecar, no sólo por no quebrar las reglas, sino por no traicionar Su corazón y Su confianza. Un mensaje para conmover el alma.

Temporada de patos
#546

Dios ve nuestra vida como una sucesión de temporadas: la temporada del desierto, de la llenura del Espíritu, de bailar, de reír, de llorar, de amar, de perder, de callar, de hablar, de guerra, de paz… donde cada temporada cumple un propósito en nuestro crecimiento espiritual. Por lo tanto, es importante identificar la temporada en que estamos viviendo, para evitar aferrarnos a una temporada vieja, a una relación que nos asfixia, a un trabajo que nos mantiene estancados, o a un lugar que nos impide crecer. Aprendamos a soltar para recibir lo nuevo, a dejar completamente atrás las cosas viejas, arriesgándolo todo con una fe inquebrantable en el Señor.