VER MÁS VIDEOS
El amor en los tiempos del virus
#694

A través de las Escrituras, Jesús nos presenta a un Dios que no exige, sino que provee; que no oprime, sino que levanta; que no hiere, sino que sana. Un Dios que perdona en vez de condenar y que libera en vez de castigar. Un Dios que busca, un Dios que siente gozo cuando encuentra al que se había perdido. Un Dios que no espera hasta que nuestra vida moral esté en orden para poder amarnos. Así que, si hoy te sientes indigno, quebrado o perdido, pon tu carga en el suelo y construye tu vida sobre la base del amor de Dios… y Su amor te hará libre. Recuerda que Jesús ama a aquellos que más lo necesitan, que más dependen y confían en Él.

Asuntos internos (Vacas sagradas 2)
#693

Muchos de nosotros logramos dominar los mensajes de la Biblia, pero no aprendemos a vivir el verdadero Evangelio; decimos versículos y enseñanzas, pero vivimos de manera muy diferente a lo que predicamos. Hoy Jesús nos dice, como les dijo a los fariseos, que hablemos mucho menos y lo sigamos más a Él; hoy nos desafía a vivir vidas en que haya consistencia entre lo que somos y lo que Dios nos llama a ser. Recordemos que cada una de nuestras acciones cotidianas, por pequeña que sea, es un mensaje para la gente con la que interactuamos cada día, ya sea nuestra familia, amigos, conocidos o extraños, y nuestra tarea personal es amarlos. La gente podrá dudar de lo que digamos, pero siempre creerán en lo que hagamos, así que antes de abrir nuestra boca para hablar, abramos nuestro corazón para amar.

El club de la pelea
#692

Sólo hay una forma de responder al llamado del Señor: obedecer. Sin embargo, muchos cristianos buscan excusas para no salir de la comodidad de su tienda y se pasan la vida a los golpes contra las órdenes de Dios. Son integrantes de “El club de la pelea”, esperando una señal para dar el primer paso… pero la obediencia demorada es desobediencia. El precio a pagar por seguir a Jesús es grande, pero el precio por no seguirlo es aun mayor. Para hacer la voluntad de Dios no es suficiente la inspiración, hay que actuar y hay que hacerlo ahora, no mañana. ¡Un mensaje retador!

Quemar las naves
#691

Si no estás donde quieres estar, ¿por qué sigues decidiendo quedarte ahí? Muchas veces queremos que Dios cree algo nuevo para nosotros, pero nos negamos a permitirle que nos arrebate todo lo viejo. Y si no somos cuidadosos con nuestras decisiones, nuestro futuro será simplemente una extensión de nuestro pasado; regresaremos a la esclavitud una y otra vez, como le sucedió a Israel al salir de Egipto. Pero tu situación es irreversible. Tu vida puede ser mayor de lo que es, si prendes fuego a tu pasado, si quemas tus naves como Cortés hizo al llegar a las costas del nuevo mundo. Al quemar las naves, podrás hacer lugar en tu vida, para el futuro que el Señor quiere regalarte.