VER MÁS VIDEOS
Banda de hermanos
#570

Hay un dicho africano que dice: ‘Si quieres ir de prisa, ve tú solo; si quieres ir lejos, tienes que ir junto a otros’. La vida es una carrera de relevos que no podemos correr solos; necesitamos pertenecer, formar parte de un grupo de hermanos, no necesariamente de sangre, que compartan una amistad incondicional a pesar de las diferencias que puedan existir. Hay lazos más fuertes que la sangre y el origen; David tenía un círculo de guerreros que darían la vida por él y él por ellos; Rut renuncia a regresar con los suyos y promete a su suegra Noemí: ‘donde tú vayas yo iré, donde tú mores, yo moraré…’. ¿Cuál es tu banda de hermanos? ¿Quiénes morirían por ti y por quién tú morirías? Un mensaje para reflexionar.

Vivir escapando
#569

Hay personas que deciden escapar y no enfrentar un modo de vida; son fugitivos que nunca terminan de instalarse en un sitio, que no echan raíces y no tienen un hogar. Pero mantener un territorio es fundamental para lograr llegar a destino y no ser aquello de lo que huimos. Escapar nunca es la solución de un problema, el vivir huyendo hace que tu vida termine siendo como una hoja a merced del viento y siempre te sentirás víctima de las circunstancias. Hay que enfrentar la vida con fe, hay que defender nuestro campo de lentejas como hizo Sama. No huyas, deja el pasado atrás y pelea por el futuro; lucha por lo que es tuyo. Necesitas decidir por quién estás dispuesto a morir, para encontrar una razón por la cual vale la pena vivir.

Prueba de vida
#568

¿Qué demuestra en este momento que estás plenamente vivo? Vivir y existir son dos cosas completamente diferentes. Existir es sobrevivir, es pasar los días siendo espectador, dejando que las cosas pasen; vivir es provocar, arriesgarse, emprender. Para vivir hay que tener pasión y audacia, hay que dejar de lado los miedos y caminar sobre las aguas como lo hicieron los leprosos que caminaron en fe hacia la ciudad sitiada; cuando los leprosos avanzaron, fue cuando comenzó a ocurrir el milagro y el Señor ahuyentó a sus enemigos. No esperemos más, demos hoy el primer paso para enfrentar nuestros temores y dar nuestra prueba de vida.

Quema tu pasado
#567

La vida no es para observarla, es para provocarla, para vivirla de manera apasionada. Y para seguir el camino del Señor y recibir sus bendiciones, debemos aprender a dejar nuestro pasado atrás, como Eliseo dejó sus bueyes y su tierra para seguir a Elías. Hay que viajar ligero y decidir ver hacia el futuro cada día de nuestra vida; ese el secreto para no envejecer el alma, para dejar de sentirnos víctimas y poder vivir con gozo. No permitas que tu pasado defina tu presente y limite tu futuro, deja tu divorcio atrás, tu quiebra financiera, tu tristeza y tus frustraciones. Muestra tus cicatrices con dignidad y con una sonrisa, porque todas las batallas que has vivido y superado fortalecen tu fe.