VER MÁS VIDEOS
Religión sin honra
#516

Cuando no tienes la cobertura de un mentor, un sentimiento de orfandad puede invadir tu alma, llevándote a tener una vida espiritual poco fructífera, a sentir que vas solo por el mundo y nadie te comprende en tus frustraciones, en tus ansiedades, en tus desdenes. El sentimiento de orfandad tiene que ver con nuestra dependencia de Dios, con honrar a alguien, con honrar a nuestra fuente de trabajo, al país que nos cobija, honrar a quien alguna vez nos dio una palabra que nos direccionó y nos bendijo. Un mensaje que invita a honrar y a ser de bendición.

¿Dios es bueno?
#515

Resulta fácil creer que Dios es bueno cuando los vientos están a favor y la vida nos sonríe con buena salud, una familia inquebrantable y una situación financiera estable. Sin embargo, cuando Dios no satisface nuestras expectativas, por lo general comenzamos a flaquear en nuestra fe, dudamos que Dios sea realmente bueno, pensamos que tal vez su poder es limitado y su autoridad restringida. Pero es entonces que debemos recordar que el Señor promete que el final siempre va a ser bueno; tal vez tengamos sucesos aislados que nos van a herir, pero siempre, todo lo que ocurra, bueno o malo, va a terminar en bendición. Un mensaje de esperanza.

21 gramos
#514

Se ha comprobado que el cuerpo pierde 21 gramos al momento de morir, cuando el alma se nos va. El alma es lo que integra tu voluntad, tu mente, tus sentimientos, tus valores, tu conciencia y tu cuerpo, en una sola vida. Todo lo que haces depende del alma, es como el motor, lo que te inyecta vida. Y para tener estabilidad y lograr que todos los elementos estén en armonía, necesitamos anclar nuestra alma en Jesucristo. Él mantendrá nuestro barco firme en medio de las tormentas; Él nos dará paz y fortaleza para atravesar desiertos en victoria.

Si más sabes, más amas
#513

La gran mayoría pensamos que lo espiritual y lo intelectual son dos cosas excluyentes; creemos que si pensamos no podemos adorar y si adoramos no podemos pensar. Pero la mente y el alma no son enemigas, no hay dicotomía entre ellas, son aliadas de tal forma que un gran amor nace de un gran conocimiento. Entonces, cuanto más conozcas al Señor, más te vas a enamorar de Él; cuanto más llenes tu mente con conocimiento, más admirarás Su creación y Sus obras. No temas cuestionar, buscar respuestas, razonar, ser creativo… Dios no ha dejado de crear y está en nosotros descubrir nuevas formas de adorarlo.