VER MÁS VIDEOS
#45 | ¿Qué haces aquí?
#

Si alguna vez has sufrido de falta de concentración, insomnio, tristeza profunda, falta de motivación, vacío interior, pérdida de interés por las cosas pequeñas de la vida, pérdida de energía, fatiga constante, cansancio, irritabilidad, bajo nivel de productividad, imposibilidad de tomar decisiones importantes, olvidos, dolores musculares y desinterés sexual…entonces este es el mensaje que no puedes dejar de ver. Para aquellos que se meten en la cueva de una depresión profunda y no encuentran como salir.

#44 | Polizontes a bordo
#

Se supone que todos vamos a remar hacia la misma dirección o alguien tendrá que ser echado a los tiburones. Nos detenemos en Jonás cuando iba a bordo del barco rumbo a Nínive, pero pocas veces pensamos en el capitán de esa embarcación, que lo perdió todo por tener a un…polizonte a bordo. Uno de los mensajes más directos de Dante y acaso uno de los más frontales. Si eres un polizonte de la visión, vas a causar una catástrofe. Cómo detectar a quienes están fuera de la voluntad de Dios y lo que es peor… ¡en tu barco!

#43 | Hijo mío
#

“¡Ojalá yo pudiera estar muerto en tu lugar!”, fue la declaración más triste que un rey pudo hacer, frente a la tumba de su propio hijo. Acaso la historia más triste de un padre pueda hacernos reflexionar que necesitamos detenernos en nuestros hijos. Todos nos enfrentaremos a la despedida de un niño del hogar -no necesariamente frente a su tumba, pero sí cuando salga a volar su propio vuelo. ¿Y si ese día tenemos que arrepentirnos de todo aquello que no hicimos por ellos? Un mensaje que va a hacerte llorar y pensar demasiado.

#42 | Santa fobia
#

El miedo es el sentimiento más primitivo y todos le tenemos pánico a algo…o a alguien. Pero existe un temor que es muy bueno tener. ¿Por qué preferimos aplaudir y no temblar ante Dios? ¿Cuándo la iglesia perdió el temor de Dios? El gran secreto para no pecar, para no equivocarte y ser libre. Cuando el temor de Dios espanta todos los demás miedos. Un mensaje que te hará doblar las rodillas otra vez.