VER MÁS VIDEOS
#87 | Fortalezas
#

A veces erigimos fortalezas o murallas en nuestras vidas, que no podemos vencer. A veces es un hábito oculto; otras, una etiqueta de “alcohólico”, “divorciado”, ó “pecador”, que nos impide crecer y progresar. ¿A cuántos les gustaría que Dios escribiera un ‘sin embargo’ en su biografía? Nació alcohólico, sin embargo nunca más volvió a tomar. Nació con un cáncer, o con una enfermedad hereditaria, sin embargo Dios hizo la sanidad y a partir de él cambió todo su linaje sanguíneo en toda su descendencia. Sin embargo… Dios hizo un milagro.
Este mensaje te incita a matar las voces de los jebuseos y a construir acueductos para derribar fortalezas y cerrar la mente a los parásitos en tu vida que continuamente te dicen que nunca lo vas a lograr.

#86 | Abre los ojos
#

Yo no puedo creer como viví años, antes de ser bautizado por el Espíritu Santo, sin tener discernimiento de espíritus. Pero cuando tuve ese regalo, un velo se me corrió de los ojos y el Señor me empezó a mostrar el corazón de la gente. Cuando tú ves el corazón de la gente, no firmas contratos que no tienes que firmar, no te sientas en una mesa con el que no te tienes que sentar. No haces un viaje que no tienes que hacer. No aceptas una invitación que no tienes que aceptar. Si quieres que Dios abra tus ojos espirituales, no dejes de escuchar este mensaje.

#85 | Corazón valiente
#

Dios no te unge porque seas valiente, sino porque tienes un corazón valiente que lucha por proteger lo que Él te ha dado a ti y a tu familia. Como soldados de Gedeón que usaron antorchas escondidas en cántaros para sorprender al enemigo, el fuego de Dios está en tu corazón. Y hay un momento en la batalla, donde el cántaro se tiene que quebrar. Porque el enemigo no tiembla por el cántaro. El enemigo tiembla cuando el cántaro se rompe y ve el fuego del Espíritu Santo que está ardiendo dentro de ti. Dios no te va a usar, ni el fuego va a arder en ti, ni te va a dar la victoria, hasta que tu cántaro se quiebre.

#84 | Te metiste con el hombre equivocado
#

No estás solo contra el enemigo. El Señor te dice: “extiende las cartas del diablo delante de mi, que Yo voy a reprender al devorador por ti. No va a tocar a tus hijos, no va a tocar a tu familia; la enfermedad no va a llegar a tu casa, la miseria jamás va a ser tu compañía, a tu mesa nunca le faltará el pan”. Ha llegado el momento de decir: “Diablo ¡Te metiste con el hombre equivocado!”. Un mensaje que renovará tu espíritu y te llevará a hacer alianzas con Dios.