VER MÁS VIDEOS
122 | Unción enterrada
#

“…Cuando venga mi carruaje y me toque partir, toma lo que he dejado atrás para ti. No permitas que me entierren con mi unción como a Eliseo. No quiero unción en mi tumba. No la necesitaré; donde voy, el dador de la unción comerá conmigo y no necesitaré la unción. Así que tómala. No dejes que baje al sepulcro con este manto. Tómalo. Y por amor de Dios, multiplícalo, llévalo al siguiente nivel…” Un emotivo mensaje para los que deben pasar el manto de la unción y para los que quieren recibirlo y multiplicar la herencia que les es dada. Te conmoverá el corazón.

121 | Corona de espinas
#

La escasez no es parte de la vida cristiana; porque recibimos la maldición de la pobreza a través del sudor de la frente de Adán, pero fuimos redimidos de ella por causa de la sangre en la frente de Jesús. Dios dijo: Yo voy a bendecir el fruto de la tierra, tu vid del campo nunca será estéril y todas las naciones te dirán bienaventurado. Esto significa que cuando estás por perder la casa, cuando se te rompe el auto, cuando las deudas te agobian, Dios interviene y dice: “Cuidado diablo con tocarlo, porque él es fiel en sus ofrendas, en sus diezmos y la maldición de la pobreza ha sido revertida. ¡Te ordeno que no lo toques! ¡Te ordeno que no se rompa nada!”

#120 | Identidad robada
#

En ocasiones, el nombre que nos dan a lo largo de nuestra vida afecta a nuestra identidad, y cuando nos llaman hispano, viudo, separado, divorciado, ilegal, moreno, petizo, alto, gordo, narigón, burro… eso determina nuestra forma de ser y de enfrentar cada día. Pero el Señor hoy te va a cambiar el nombre, como a Simón lo volvió Pedro, a Saulo lo transformó en el apóstol Pablo, y a Jacob lo llamó Israel, porque tú eres real sacerdocio, linaje escogido, pueblo adquirido por Dios.

#119 | Honor para las naciones
#

…Y cuando la mujer derrama perfume ante Jesús, los discípulos dicen ¡pero qué desperdicio!, porque ellos no se valoraban todavía a si mismos, ni valoraban a Jesús. Y Jesús les dijo: ‘Déjenla, porque pobres siempre van a tener. Yo les digo que lo que esta mujer está haciendo se va a contar en memoria de ella hasta el último día que se predique en la tierra; porque lo que ella está haciendo es honrarme’. La honra es la autopista para viajar una larga y exitosa vida. Honra a tus padres, honra a un Dios grande, honra la tierra donde habitas y el Señor abrirá la ventana de los cielos para ti.