VER MÁS VIDEOS
Subcultura o contracultura
#452

No se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón, por el contrario se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. El Señor nos redimió, no para quitarnos del mundo y formar una subcultura encerrada en las iglesias, sino para ser una contracultura que cambie la sociedad desde adentro, infiltrándonos como ovejas disfrazados de lobos. Recuerda siempre que Dios te ha puesto donde estás para que seas luz en la oscuridad y que todos a tu alrededor puedan ver las obras del Creador.

El efecto dominó
#451

Los espías que salvaron la vida de Raab nunca se dieron cuenta del impacto que lograron, nunca se imaginaron que del linaje de Raab nacería David y después Jesucristo unas generaciones más tarde. De igual forma, nosotros nunca sabemos si lo que hacemos va a generar un efecto dominó en el que un acto de bondad, un abrazo, una palabra de aliento, una siembra por pequeña que sea, traerá bendición y le resolverá la vida no sólo a quienes nos rodean, sino a generaciones futuras. Un mensaje que nos llama a la reflexión.

El Príncipe del ejército
#450

Si tú no levantas la mirada por encima de los muros, si tú no adoras al Creador, nunca podrás ver al comandante en jefe que pelea las batallas por ti; y a veces lo único que te va a sostener en medio de un desafío que nunca antes habías enfrentado, es la voz firme y la mirada de los ojos profundos del Señor cuando se presente ante ti como el Príncipe de los ejércitos de Jehová, del mismo modo que se presentó ante Josué cuando estaba ante el enorme desafío de conquistar Jericó, una ciudad amurallada e inexpugnable. Un mensaje para fortalecer tu espíritu.

Pronóstico del día: tormentas
#449

Las tormentas son parte de la vida, ya sea que edifiques tu casa sobre las rocas o sobre la arena. Las tormentas vendrán sobre ambas casas, la diferencia es que la casa sobre rocas sobrevive y la que está sobre la arena se destruye. Y es durante las tormentas que debemos recordar que Él nos delegó autoridad para vencer al enemigo, debemos actuar con fortaleza y valentía, desenfocarnos de la tempestad y en lugar de poner la vista en los problemas, poner la vista en Jesús.