VER MÁS VIDEOS
El poder de la bendición
#407

Todos los que hemos recibido la unción estamos obligados a bendecir, a no retener las bendiciones, porque mientras más nos vaciamos, más el Señor nos va a llenar. Dice la Biblia que irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios, por consiguiente a partir que la bendición nos fue dada, está sobre nosotros… pero alguien se la puede llevar si no la usamos, si la menospreciamos; si la subestimamos alguien se puede quedar con nuestra bendición. Suelta entonces bendiciones a tus hijos, a tu familia, a tus compañeros de trabajo, a todos los que te rodean, aun cuando no estés de acuerdo con sus acciones, porque eso marcará sus vidas y determinará sus bendiciones futuras.

El poder del acuerdo
#406

No se puede llevar adelante una familia solo, ni se puede sacar adelante una compañía solo, todos necesitamos del otro, por eso debemos conectarnos a través de la oración. Jesús dijo: “Cualquier cosa que pidieren dos poniéndose de acuerdo, mi Padre que está en los cielos lo va a conceder”… ese es el poder del acuerdo. Hay que estar alertas para hacer conexiones divinas y acuerdos con personas que nos ayuden a crecer y que con sus enseñanzas fortalezcan nuestro espíritu; sin subestimar a nadie, sin descartar a los enemigos o a los menos afortunados, porque puede ser que ellos se hayan cruzado en nuestro camino para un momento y un propósito especial. Seamos persistentes, reconozcamos y respetemos a los que tienen la unción, para que nos ayuden a llegar a un nuevo nivel en el Señor.

Hambre o pan
#405

Hay personas que viven con hambre en la puerta del templo, como el paralítico de la escritura y se pierden de oportunidades de cruzar la frontera en busca de pan…esas oportunidades pueden no presentarse otra vez. Cuando Dios dice ‘este es el momento para tomar una decisión’, hay que actuar, dar un paso adelante y no quedarse como el joven rico que se perdió de seguir a Jesús por no renunciar a sus tesoros, o como Orfa que no siguió a su suegra de regreso a la tierra prometida. Debe ser muy triste llegar al ocaso de tu vida y ver que ya no podemos volver atrás para lograr lo que no logramos, para remediar lo que hicimos mal… Pero no bajemos los brazos, Dios nos dice que estamos a tiempo, que debemos levantarnos, salir del sitio donde estamos para regresar a casa, porque Él peleará nuestras batallas y nos dará pan, ya que Sus misericordias son nuevas cada mañana.

Cedros del Líbano
#404

El cedro es un árbol que nunca para de crecer, es perdurable, resiste parásitos y tiene un olor muy agradable. Así debemos ser los cristianos: siempre creciendo, aprendiendo a ser mejores en todos los ámbitos de la vida, resistiendo las tormentas y dejando a nuestro paso un testimonio de nuestras creencias y nuestros valores en todo lo que hacemos y con todos quienes nos relacionamos. Tomemos hoy la decisión de permanecer siempre fieles a Él, nos guste o no el lugar donde nos ha plantado; digámosle al Señor que puede contar con nosotros, que otros árboles podrán crecer a nuestro alrededor y aunque alguno parezca amenazante no nos preocuparemos, pues nuestras raíces son profundas y fuertes como las de cedros en el Líbano.