VER MÁS VIDEOS
El síndrome de Jezabel
#578

La Biblia narra que el gran profeta Elías, después de derrotar a los profetas de Baal, huye temeroso ante la amenaza de muerte que le envía Jezabel, esposa de Acab. Elías se refugia bajo un arbusto y después en el interior de una cueva, harto de las peleas que ha tenido que luchar, deseando morir para terminar con sus pesares. El Señor entonces, lejos de sentir pena por el temeroso Elías, le exhorta con firmeza a comer y a que vuelva al campo de batalla a enfrentar sus miedos. De la misma forma, hoy el Señor nos exhorta a alimentarnos y fortalecernos todos los días con Su palabra y a salir -de nuestra cueva de incredulidad y culpa- al campo abierto donde, guiados por el susurro de Su voz, podremos lograr la victoria sobre todas las batallas.

Tocando fondo
#577

Si hoy sientes que has tocado fondo en tu vida, que las tormentas te azotan sin tregua y no tienes fuerzas para seguir luchando, este mensaje es para ti. La vida tiene sus retos, la vida duele y si no edificas sobre la roca del amor de Cristo, cualquier ventisca te va a tirar. Edificar sobre la roca no te hace inmune a la muerte, a los despidos, al rompimiento de relaciones, ni a las enfermedades; ni hace que tu corazón se endurezca de modo que no te duela la punzada de una pérdida, de una vergüenza, de un fracaso o de un rechazo. Edificar sobre la roca te dará la fortaleza que necesitas para enfrentar tormentas y tempestades con la certeza de que el Señor está contigo ahí, en el fondo del pozo y Él no te abandonará y no te dejará caer.

Fila nueve
#576

La diferencia entre los sueños que alguna vez concebimos y nuestra vida diaria, puede causarnos una frustración tan grande que nos lleve a negar nuestra realidad, a que la ignoremos, o a que nos demos por vencidos y dejemos de luchar por nuestros sueños, por nuestro matrimonio, por nuestros hijos, o por un mejor futuro. Pero debemos recordar que, al igual que Sansón pudo sacar miel del cadáver del león para alimentarse él y los suyos, nosotros podemos edificar y construir aun en las situaciones más difíciles, cuando nos acercamos al Señor con espíritu de agradecimiento y reconocemos que hoy, al igual que los sobrevivientes de la tragedia de los Andes, viajamos en el avión de la vida en asientos de la fila 9 hacia adelante. Un mensaje que tocará tu corazón.

Capas de cebolla
#575

Si te preguntaran hoy quién eres, cómo te describes, ¿qué palabra utilizarías? ¿cuál sería tu carta de presentación? ¿Tímido? ¿Fracasado? ¿Alegre? ¿Esposo? ¿Doctor? ¿Divorciado? ¿Hispano? Tal vez te resulte difícil elegir una palabra para describirte, porque somos complejos y, como las cebollas, tenemos muchas ‘capas’ que vamos descubriendo a lo largo de nuestro andar. Algunas de esas capas nos agradan, otras no, pero todas son parte nuestra y van a definir la forma de pararnos ante la vida. Reconozcamos y aceptemos nuestros defectos y nuestras virtudes, porque Dios nos ama como somos, con todas nuestras capas de cebolla.